Reseña

Videos

En el otro

 Suavidad de la carne al cruzar los campos acuosos

y despertar la sed.

Los memorables indicios desintegran

la inflexibilidad del cuerpo.

Gravitar es lo más cercano

al placer concedido.

Gravitar, pesar, influir,

extender

los brazos para alcanzar la cima

que está fuera de toda distancia.

 

La conquista ha quedado abierta,

remota, apenas compareciendo.

 

Asoma la luna por arriba

de la sombra

y  los objetos.

La placidez se muestra vacua.

Gravitar sigue siendo el fin.

Girar sobre el cuerpo,

desplazar en los campos acuosos

la suavidad de la carne.

Esta selección  de poemas pertenece al libro "Mañana el cisne" al  momento de la presente publicación electrónica  el ejemplar se encuentra inédito.