Reseña

Videos

Galeria

 

Penumbra de la paloma 
 

Torre de transparentes sueños.

Vastedad del arcano que se desliza

por la piel de la sombra como otro mar

de bestias transidas por el rojo.

Levedad del regreso: la reina luz

sahúma el oro nocturno.

Aurora, a la raíz

llega manso tu secreto.

Mirad sollozar el jardín, ahondarse

en el húmedo trigo del instante.

Acrisolada sobre el seno de la rosa

yace al desgaire tu curva finísima.

¿Qué desasido dios, cuál náufrago

fijó en ti la vaguedad, el vasto

humo de sus ojos?

Todo marcha hacia el murmullo.

Ceñidos de equilibrio los caballos solares

develan el misterio de la noche

y sobre el cielo

un cristal culpable queda.

¡Qué íntimo fuego me hace otra!

¡Qué redondo temblor me adivina

bajo la costra de la pérdida!

Respiro.

La exacta línea de la creación

por mis ijares se anida.

Yo, que anoche nevaba el alma

mientras un manso silencio

oscuro entre mis huesos

cimbreaba las cuerdas del abismo.

¡Como relámpago en bosque virgen

se levanta la espesura de las formas!

¡Y la pupila es un tigre de cuello largo!

La presente selección pertenece al  “Libro de lo inasible”

Publicado por Ediciones  Capiro, 1996